Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Autor Tema: Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015  (Leído 2658 veces)

Tiburon

  • Novato
  • **
  • Mensajes: 5
  • Moto: CBR 1000 F 92 , 91, 92
Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« en: Jueves 17 Marzo de 2016, 21:29:05 »
http://www.clubcbr1000f.com/download/file.php?id=2337
Bueno aqui os dejo el relato de lo que fué mi primera visita a la isla de los hombres libres, despues este relato se alargó y termino siendo un libro " Un Tiburón en La Isla de Man " del cual tengo vendidas dos ediciones y esta agotado ( para que veais el criterio literario de este pais )..
Espero os guste
La mejor forma de no tener que perseguir un sueño es.....Salir antes qye el

Lord Iron Bar

  • Administrador
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 763
  • Rock & Roll Is here to STAY!!
    • Cafe Racer 09
  • Moto: T. Thruxton
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #1 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 09:08:03 »
No funciuona el enlace. Hay algún tema de permisos por medio.
............

Tiburon

  • Novato
  • **
  • Mensajes: 5
  • Moto: CBR 1000 F 92 , 91, 92
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #2 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 09:48:00 »
pues cuando yo lo pincho, me sale la barra inferior para poder abrirlo como cualquier archivo, le doy a Open, y se abre.....lo mismo es a mi por que viene de mi ordenador
La mejor forma de no tener que perseguir un sueño es.....Salir antes qye el

Freakish

  • MIEMBRO
  • ***
  • Mensajes: 232
  • Moto: Yamaha XS 360 78'
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #3 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 11:50:34 »
A mí me pone que no estoy autorizado a descargar ese archivo [emoji17]

Tiburon

  • Novato
  • **
  • Mensajes: 5
  • Moto: CBR 1000 F 92 , 91, 92
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #4 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 13:48:36 »
estoy seguro que algun gurú de la informatica de los moderadores de este foro puede arreglar este entuerto, ya que yo lo he intentao de todas las formas que sé, y no hay manera....
Es que la verdad es que me gustaria que lo pudierais leer
La mejor forma de no tener que perseguir un sueño es.....Salir antes qye el

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #5 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 15:29:57 »
Me parece que es tema de privilegios, hay que estar registrado en ese foro, si lo quieres compartir en otro sitio"libre" o aqui mismo  seguro que lo podremos ver, si no tocará registrarnos en el foro CBR 1000  ::)

Saludos.

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #6 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 18:57:49 »
CÓMO UN TIBURÓN AYORINO APARECIÓ EN LA ISLA DE MAN En el año de gracia de nuestro señor de  2011, en el mes Mayo era la noche del 24 al 25, cuando empiezo en serio los preparativos para el más importante viaje en moto de mi vida hasta la fecha. Después de veinticinco años de pasión por las dos ruedas, dieciséis motos de todo tipo y condición, mis huesos se han tirado en el suelo de más de ciento cincuenta concentraciones en todo el territorio nacional y Portugal, he visto Grandes Premios en cuatro circuitos diferentes, he corrido en ciclomotores, enduro y también delante de la G.C.T... Pero lo que ahora acometo supera en mucho mis más altas expectativas sobre competición motera en el planeta... El Tourist Trophy de la Isla de Man Todo empezó a mediados de Septiembre de 2010, cuando conversando con Carlos (Cuatrero), motero añejo de Alcoy, le dije que el ir a cualquier G.P. por Europa seria cojonudo, pero que el gran sueño de mi vida seria ir al TT de la Isla de Man.  De inmediato se le pusieron los ojos como coronas de Cappra y me dijo que para el también era la ilusión de su vida... Así que nada, el día veinticinco de Septiembre lo hicimos publico en el foro del club CBR 1000 f España, al cual pertenecemos los dos, por si alguien mas se animaba a la aventura, enseguida se nos unió Sigfredo (Salvaje), madrileño él, y viendo que la cosa era una terna nos pusimos a trabajar en el tema recabando información sobre rutas a seguir, barcos, alojamientos y logísticas varias, que en un viaje de esta envergadura es muy importante. Ya de inicio se nos presentaba  la disyuntiva de si ir por Francia y cruzar el Canal de la Mancha por el Eurotúnel o bien embarcar las motos en algún puerto del norte con línea directa a los Britsh. Nos decantamos por la vía marítima ya que Carlos, por razones laborales, conoce bien todo el lio de reservas y demás... A mediados de Febrero nos reunimos los tres en un asador de Albacete (nuestra intención era un vegetariano, pero no encontramos ninguno por la zona)nos repartimos tareas para la organización del viaje (casi todo pá Cuatrero) y también se fueron perfilando las fechas definitivas, que seguro que variarían en función de curros, barcos, etc. Contactamos con los ferrys británicos (ahora resulta que los calzoncillos ingleses flotan) y ya está todo atado y reservado para la travesía ........ y en cuanto al alojamiento, por medio de una agencia de Douglas encontramos una casa muy cerca de donde pasa el recorrido que, con desayuno incluido, nos salía bastante bien de precio, a priori suena bien, después los hechos veremos. Los meses van pasando despacio, y la fecha del gran viaje se aproxima y los nervios van en aumento, algunas llamadas y algún encuentro Dominguero, hacen que vayamos perfilando los detalles que quedan por ahí, pero a grosso modo todo está en su sitio. Noche del 25 de Mayo, mi socia me recuerda que son casi las doce de la noche y mañana tengo el día más movido que la compresa de una coja...

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #7 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 18:58:42 »
Dia 26- La moto, a falta de cambiarle aceite y filtros esta tarde , está lista para salir, en un principio el hacer el equipaje para tantos días se me hacia un mundo, pero te


das cuenta de la experiencia que tienes acumulada al ir a hacerlo, y he puesto en las maletas lo imprescindible, eso creo. Con la tontería son diecisiete días fuera de casa y ropa, quieras que no, hay que llevarse....por lo menos otros calzoncillos y otra camiseta. Revisión realizada y parece que todo está OK. Viene Carlos desde Alcoy y a si se ahorra  mas de hora y media de camino para mañana, cenando se nos ha hecho la una y tenemos el despertador puesto a  las 5.45... Dia 27- Con los nervios, a las 5.30 ya estoy en la ducha. Salimos a las 6.30, y el día nos saluda con una temperatura magnifica, los kilómetros van pasando a buen ritmo, el cuerpo parece que aguanta bien y las motos también, paramos cada 180 kms. Más o menos. En la cuesta la Reyna cae un bocata que no solo de moto vive el hombre, Pasamos Madrid teniéndonos que tragar un gran atasco en la M-50 y encima un picoleto de trafico  nos pregunta que donde vamos tan cargados, le digo que a Inglaterra y el tío me suelta que a él también le gustan las clásicas como las nuestras. Veo que mi CBR hace amago de escupirle aceite caliente en un ojo pero lo evito poniendo la mano en el tapón de llenado... Nos caen cuatro gotas en el puerto de los Leones , pero por Villacastin ya esta despejado, ahora nos toca comernos el aburrido paramo castellano con sus interminables rectas, en León nos espera Pilu, la socia de Carlos, y Salvaje para comer y al ritmo que llevamos creo que llegaremos bien. Comida por todo lo alto en Casa Ezequiel (sitio para volver) y tras la pitanza nos disponemos Carlos y yo a tirar para Asturias por el viejo puerto de Pajares, aliviados del peso de las maletas laterales que le hemos endiñao a Sigfredo para que las lleve en la furgoneta.  Hace una tarde magnifica para rodar, nunca me cansaré de venir a Asturias sólo por el olor ya merece la pena venir, pero el Pajares nos obsequia con una niebla que se podría guardar en bolsas para otro día, no se ve una Wold wing a  dos metros y encima es muy húmeda y las pantallas de los cascos se ponen chorreando, llegada a Lue y Sigfredo nos espera en su casa, ha venido por la autopista el pillín, donde vamos a dormir esta noche. Cena tranquila con tertulia y cubatica final.  Nos vamos a dormir remolidos pero con el animo por las nubes, para mi ha sido uno de esos días en los cuales uno se reencuentra con su moto y te da que pensar por que te gusta tanto esto. El marcador de la moto dice que hace 1048 klms. Que salí de Valencia... Dia 28- Nos vamos despertando, paso al ducheo y desayuno con una leche que hace una hora estaba en las ubres de la vaca del vecino de Sigfredo. El día es radiante y me doy cuenta realmente del sitio tan magnifico en el que esta enclavada la casa, pequeña revisión a las motos y ponemos rumbo a Bilbao, no importa ir a 110 detrás de la furgo ya que voy con la boca abierta viendo el paisaje, en Laredo nos espera Patxi  del foro CBR 1100 XX ( esto de internete a veces es la leche) que nos lleva a echar unas cañas a un bar con un sabor motero como pocos he visto en España, tiramos para Bilbao otra vez, y allí tenemos a Amaya y Juan Ángel ( estos de nuestro foro) que nos hacen de cicerones por Bilbao, primero nos vamos de pinchos y después a comer a un asador con unas viandas cojonudas y con trato muy amable, salimos para un centro comercial a avituallarnos para el barco y después nos acompañan prácticamente hasta la rampa de embarque, despedidas y les agradecemos lo mucho que nos han ayudado, gran pareja Juan Ángel y Amaya y gran tipo el Patxi, espero verlos en la reunión de Julio en Agreda.


Metemos mi moto en la furgo mas fácilmente  de lo que nos esperábamos y nos ponemos en la cola para embarcar, hay esperando unos 30 traylers y mas de 60 motos, la mayoría rumbo al TT, lo demás son coches, nos van colocando en la bodega con gran precisión y tras coger los trastos mas imprescindibles nos vamos para el camarote, que como era de esperar, es pequeño pero bien acondicionado, tras una visita rápida al barco agarramos nuestros trastos y nos  vamos al bar de la cubierta 10 a cenar. A las 10.30 las agüelas que me acompañan dicen que a dormir...bueno a dormir para algunos; ya que los niños cantores de Viena me deleitaron con  todo un recital de ronquidos, en el Sr. Sigfredo como tenor solista y acompañado por Carlos en las piezas mas difíciles... A las dos de la mañana ya no se qué hacer: si matarlos.... o pegarme un tiro yo. Valoro los pros y los contras de un asesinato y por muy poco ganan los contras, de paso a Carlos se le revolica el estomago y cada dos por tres tiene que ir al baño para evacuar el cuerpo... Para más inri, sobre las cinco el  barco deja el Cantabrico para meterse en el Gran Sol y el encuentro de las corrientes de los dos mares hace que comience una sesión de moto-cross indoor de lo mas movidito, las subidas y bajadas de la proa son tan fuertes , que creo que despegaba de la cama , pero gracias a la bendita Biodramina y que la cosa no duro mucho, el cuerpo no lo acusó en demasía. Al final de la noche,  por puro cansancio, logro dormir un poco. Nos levantamos sobre las ocho y pico y nos tomamos un café con leche bien caliente, por suerte los camareros ponen más empeño en entender mi inglés que yo en pronunciarlo con un poco de dignidad. Hacemos un reconocimiento más en profundidad del barco y ganduleando van pasando las horas de la mañana, comemos temprano tirando de despensa propia y acto seguido, aprovechando que estos dos quieren ver la aburrida Formula 1,  voy a acostarme un rato,  que la noche en vela me esta pasando factura. Sobre las 6 llegamos a Porstmuth con un sol esplendido, gracias al Tomtorrom llegamos al hotel que tenemos reservado en dos patás. Está bastante bien y tiene en la habitación unos cuantos trastos raros para un españolito como yo, dispone de un servicio de tetería para que nada mas levantarte te puedas tomar uno... Me enteré de que era una tetera por que me lo dijo Carlos, yo en un principio teniendo en cuenta lo rara que era y lo raros que son los ingleses creía que era para hacerse enemas en la habitación... Bajamos a cenar a un restaurante anexo al hotel y cenamos con cerveza cojonuda (Carling) y después a la piltra, que mañana toca tute y parece que agua.

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #8 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 18:59:25 »
Dia 30-  Desayunamos donde cenamos anoche y bajamos mi moto de la furgo, para hoy han dado agua y los 500 kms. que tenemos hasta Liverpool se pueden hacer largos. A los 50 kms. paramos para repostar y comprobar las presiones de la furgo que Sigfredo está un poco mosqueao con el tema. El surtidor es muy grande y hay motos de media Europa, la peña nos hace fotos y nos dice que si venimos con estas motos tan viejas desde España... por que no sé mucho inglés que si no les contaba el chiste de Chiquilin. Se agarra a llover a la altura Oxford, pero a llover de verdad, confiamos nuestros viejos equipos de cordura y en la siguiente parada para repostar, no nos ponemos el traje de agua encima, craso error el nuestro.  También aprovechamos para tensar la cadena de Carlos, que yo creo que está para tirar , pero parece que aguantará... Por Manchester todavía aprieta más el agua y la sensación que tengo es de tener las manos metidas en la balsa Mayor, con los guantes puestos. Me voy fijando en la campiña inglesa y es espectacular, a pesar del agua. Así a priori el conducir por la izquierda no nos da muchos problemas, al menos en autovía. A unos 25 klms. de Liverpool deja de llover y gracias al Tomtorrom otra vez, llegamos al hotel con el sol de fuera. El hotel está situado en un antiguo complejo


portuario, junto al museo de Los Beatles, que no son santos de mi devoción.  Nos acomodamos y me dejan una habitación para mí solo y así ellos se pueden roncar mutuamente todo lo que quieran... pobres vecinos. Mi viejo barbour shoei, compañero en mil batallas, ha dado hoy por primera vez signos de debilidad y me ha entrado agua en el cuerpo, por eso tengo que montar en la habitación un tenderete para secar lo más húmedo, las maletas han aguantado bien y está todo seco. Como el ferry para Douglas no sale hasta mañana, nos vamos a ver Liverpool. Entramos a comer en un sitio cerca del hotel y cuando terminamos de pedirle al camarero se le pone media sonrisa y nos dice que le podemos hablar en español.  Resulta que es valenciano, de Alboraya y encima es tocayo mío.  Nos comemos la mejor y más grande hamburguesa que me he comido en mi vida con un hambre de lobo, ya que son las 4 de la tarde. Nuestro colega Victor nos da un plano de la ciudad y nos indica donde cae “The Cavern”  famoso garito donde empezaron a tocar Los Beatles y digo famoso pero no para todo el mundo, ya que mis compañeros de viaje no sabían ni que existiera...  Llegamos al garito y nos hacemos las fotos de rigor en la puerta y con la estatua de John Lennon también, pero pasamos de entrar, se puede hacer el guiri pero no tanto...  Para tomarnos una buena cerveza nos vamos  a un autentico pub ingles, The bomb house, con todo muy inglés: sus mesas, sus sillas, sus camareros... y lo mejor, la barra, con un montón de tiradores agrupados por clases y en los que encontramos nuestra San Miguel, que a los guiris les gusta ya que no la encontramos en casi todos los pubs. Nos vamos adormir pronto, que el día ha sido largo y húmedo.  Día 31- Amanece despejado y con un sol radiante pero algo extraño, ya que no calienta, parece pintado en el cielo, como que no hace su función. Si lo pillaran en Écija,  este verano... Arreamos para la zona comercial a realizar algunas compras de primera necesidad, Biodramina que la he perdido en el barco y gel,  que también me dejé en el barco (más que un descuido fue dejar una prueba fehaciente de que somos gente limpia). Acto seguido,  nos vamos para la zona de los bares y  nos metemos en uno que hay wifi... y nos ponemos suaves de birra con la tontería de la computadora.  Nos vamos a comer donde comimos ayer,  así por lo menos hablamos con mi paisano  (comemos fish and chips, o sea,  bacalao rebozao y frito con patatas del pleustocenobajo). Bajamos los trastos a la furgoneta y metemos mi moto, nos acercamos al muelle de embarque y creyendo que éramos de los primeros, nos encontramos con mas de 50 motos y 4 o 5 furgonetas. Un gran cartel cruza la zona de embarque que reza: “Welcome to isle of Man”, con el símbolo celta de las tres paticas, que tan enganchao me ha dejao.  Pasamos aduana para embarcar y sólo se interesan en nuestros pasaportes y si llevamos garrafas de gasolina en la furgo, les digo que sólo tenemos la que llevamos en los depósitos de las motos y para la cola. Hace una entrada triunfal el moderno y grande catamarán que nos conducirá a la isla, el tío atraca como el hijo adolescente del dueño de los coches de choque... haciéndose el chulico y con esparabanes excesivos a mi entender, apenas descienden pasajeros  y vehículos del barco, pero la turba  de motos y furgonetas que hay a mi alrededor veremos cómo se las apañan para meterlos dentro... .Y lo hacen, más de 300 motos y unas 20 furgonetas son colocadas en la bodega a modo tetris gigante. Una vez colocados nos subimos para arriba y nuestra sorpresa viene al ver que todo está hasta el culo, no hay donde sentarse y cuando vemos que nos toca  estar más de dos horas de pie, unas chicas nos ceden dos asientos.  Cuando nuestra vista  es capaz de leer lo que tienen


escrito en la camiseta y dejamos de fijarnos en el envase que las portan, vemos que pone “Isla of Man- Benidorm 2011” con lo grande que es Europa y vienen de pasar sus vacaciones en Benidorm. Con el inglés fluido de Carlos y el mío de Chiricagua, nos cuentan que son dueñas de un pub en Peel y que no dejemos de pasar por allí, que es un sitio muy bonito... El sitio no  sé cómo será, pero ellas si lo son... Algún descendiente de los Pinzones señala algo por la proa (lo de palante). Nos levantamos y otra vez el corazón en la boca, no sé cuantas veces van ya, el castillicoque preside la bahía de Douglas nos saluda con todas sus luces encendidas. Desembarcamos con más celeridad que al entrar y en un momento nos vemos inmersos en tráfico de Douglas.  El tomtorrom nos va guiando hacia la casa que será nuestro hogar los próximos 8 días y tras algún frenazo y algún recule, llegamos a las 10.30 de la noche.  Saludos con los dueños,  que por lo menos nos sonríen, algo es algo, tras hablar un rato con ellos y después de que nos enseñaran donde está todo en la casa, llego a la conclusión, usando mis métodos antropológicos inventados por mí... que David, que así se llama el casero, es un tipo afable con afición a las motos y a la cerveza. Tiene en nuestra habitación una foto de Joey Dunlop dedicada. En cambio,  ella me parece una señora de esas que en su niñez se sentaron en una escoba y ahora en los albores de la sesentena todavía no se la han podido extirpar. En nuestra habitación han dispuesto tres camas , una sola y  las otras son literas, me pillo la litera de abajo y Carlos la de arriba, dejando a Sigfred ( ya estamos en Inglaterra) la cama sola. Parece que hoy los perdigotes tienen a bien roncar un poco mas moderado y me dejan dormir, mis temores en cuanto a la cama se disipan en parte ya que en la mayoría de las camas que me encuentro por ahí... .no quepo debido a mis dimensiones 1.90 para arriba y 120 kgs. Según el tío Newton, pero la litera es lo bastante grande  como para albergarme.

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #9 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 19:00:17 »
Dia 1- Por fin amanecemos en la Isla de Man, ducha rápida y a las 9, hora convenida con la sra. Escoba, bajamos a desayunar, para nuestra sorpresa los dueños de la casa nos presentan al inquilino de la habitación de al lado , que como nosotros viene por el TT. Es un inglés de entre 35 y 40 con la cara enratoná que viene de Manchester y que aún teniendo dos motos (Suzuki RG 500 y Yamaha RD 500 LC4) ha venido en avión y se mueve por la isla en bus y tren.  Hoy es el primer día de entrenamientos y él , que conoce bien esto, nos recomienda que subamos al pueblo de Ramsey para verlos. Agarramos las motos y primera parada: el “Grand Stand” o lo que es lo mismo:  línea de meta y boxes, que están abiertos al público y te permiten ver a medio metro como le abren el motor a McGuiness. Rápida visita por los equipos  y en la zona comercial realizamos las primeras compras antes de que se acaben las libras.  Bajamos al Promenade, o paseo marítimo de Douglas, y hay un ambiente motero de lo mas intenso, en plenas carreras veremos si cabemos todos...  Con la tontería se nos pasa el tiempo y hay que espabilarse si queremos ir a Ramsey, porque el circuito lo cierran una hora antes y dos horas en el tramo de la montaña. Nos incorporamos al recorrido en Cuarterbridge y no me lo puedo creer, estoy rodando por el mismo sitio que se ha corrido durante mas de 100 años y dentro de un rato pasaran a casi 300 km/h. Menos mal que llevo la pantalla bajada si no tendría la boca llena de dípteros, coleópteros y algún helicóptero. No la puedo cerrar, al igual que el banco, la emoción me embarga y no puedo dejar de pensar en aquellos suicidas sábados por la tarde, cuando pillaba mi KLR y con algún chiflao más de mi pueblo y 


nos íbamos a la  Chirrichana, a rodar como si no existiera mañana, con trazadas imposibles y adelantamientos a los coches de cárcel. Ahora, con la perspectiva que me dan los años y los kilómetros,  veo que éramos unos auténticos suicidas y algunos pagamos un peaje en la Chirrichana en forma de piel y huesos , servidora por partida doble, pero viendo in situ el recorrido del TT, te das cuenta de que esto sí que es demencial, muros de dos metros a un palmo de la carretera, árboles a la salida de las curvas, farolas, alcantarillas, pasos de cebra... si sí ¡que no falte de ná! Conforme vamos avanzando voy reconociendo los sitios debido a la infinidad de videos que he visto en el último año por Internet.  El tráfico es intenso y,  poco a poco,  llegamos a Ramsey. Dejamos las motos junto a una gasolinera y tomamos posiciones en la terraza de un pub junto al recorrido y así nos aseguramos dos cosas: una buena visión del ángulo de 90 grados que tenemos delante y que no nos falte la cerveza. Se aproxima la hora de comienzo y aparece Mr. Wilson, apelativo que le he puesto a Tommy, que es así como se llama nuestro vecino en la casa. Veo con gran estupor cómo colocan una gruesa maroma en las bocacalles adyacentes al circuito, como único elemento separador entre la gente y el recorrido.  Vivir para ver: las señales de tráfico son desatornilladas del suelo y retiradas, a su vez las farolas y árboles están forrados con un grueso colchón de unos dos metros de altura... Al ver esto, se me ocurre que da igual a la velocidad con que te des con estos colchones. Lo mejor es no darse con ellos. Hace un solecico muy bueno y por radio TT nos enteramos que a las 5.45 en punto sueltan el primer chalao y cada 10 segundos otro,  como en carrera.  Al punto donde estamos tardan sobre 10 minutos en llegar, así que al rato oímos un cuatro cilindros a punto de reventar, seguido del crepitar de orquilla y Ohnlins queriéndose bajar de la moto y que con este tío se suba otro... La entrada en Ramsey es una calle larga y algo estrecha, tremendamente bacheada. Llegan a unos 250 y reducen a 100 más o menos para tomar el ángulo de 90 grados de derechas, preparando la pequeña curva de izquierdas que viene después y saliendo del pueblo a mas de 200 buscando la rápida de derechas que precede a la orquilla de 1ª velocidad que es la puerta del tramo de la montaña. Cuando hemos visto pasar a unos cuantos,  nos damos cuenta que la cosa es para echarle bemoles, si salen del ángulo buscando el ápice de la izquierda, tienen que esconder un poco la cabeza  para no cascarle a una gran farola y subir un poco la rodilla para que pase por encima del bordillo de la acera,  que tiene más de un palmo de alto.  Un fallete y adiós menisco.  La otra opción que toman algunos es salir más abiertos, con el peligro de que al aplicar al suelo los mas de 200 c.v. de las grandes, pueden perder la rueda trasera, debido al poco agarre del asfalto y salir volando hacia el concesionario Seat que hay en la esquina y sin querer, probar in situ la comodidad del nuevo Ibiza. Con la emoción y la cerveza,  nos damos cuenta de  que desde que desayunamos no hemos comido nada.  Mi baúl trasero es nuestra despensa y nos hacemos unos bocatas, me parece que usando el viejo truco de “en no comer vamos sacando pá los gastos”.  Será bueno para nuestros bolsillos en detrimento de nuestras tripas. Hace un rato que no pasa nadie y lo que oímos venir es un aullido más estridente. De repente,  aparece derrapando un artefacto con un tío a los mandos en una actitud de lo más devota, ya que va de rodillas, y a su lado otro tío sin apego ninguno a la vida que se va sujetando donde puede.  Desde Jarama 85, estaba sin ver un sidecar  en acción y menudo espectáculo el que dan estos bichos, que en la Europa Mediterránea  hace años que no se corre con ellos, pero en centro Europa hay mucha afición, hace un tiempo que les limitaron los motores a  600 c.c. pero aún así corren que se las pelan.


Regresamos a Douglas por el recorrido a la inversa y poco a poco vamos tomando conciencia de la magnitud de esta carrera, y que para darle una vuelta a esto en 18 minutos, como hacen los buenos, hay que ser de otro planeta.  El día ha sido intenso , pero tras un rato de relax en la casa, Carlos y yo decidimos bajar al Promenade ( Paseo Maritimo de Douglas).  El castillico de la bahía está iluminado, y a lo largo del paseo, en lado del mar, han montado una feria grandísima, con la curiosidad de que algunas atracciones que tienen movimiento rotatorio o de gran balanceo, hacen parte de su recorrido por encima del mar, para mayor alegría de los peces, ya que las vomitonas son rociadas por el agua y los pescaos reciben así su maná. Al final de la feria se encuentra la carpa de la cerveza local Bushy ́s, y junto a ella han habilitado la plataforma de un trailer como escenario y una banda de mozalbetes interpreta, bastante bien, éxitos anglosajones de los 80 ́s. Utilizando mi masa corpórea logramos acercarnos a la barra y pedir unas pintas, el ambiente es cojonudo.  Por los monitores ponen el resumen del entrenamiento de hoy en el TT, son las 12 y pico y nos retiramos a nuestros aposentos... Concierto en SI bemol menor de Mendelson para roncador Nº 1 y roncador Nº 2... de la isla no me voy sin ostiar a 2 cincuentones.

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #10 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 19:00:59 »
Dia 2 – Amanece soleado y con una leve brisa.  Agua al cuerpo y me fijo en el calentador,  que no es mas grande que una caja de Ariganboys, pero que hace su función igual que los nuestros que parecen armarios de tres cuerpos.  Por cierto, que Sigfredo construye aviones y es un experto en informática, pero... se le resiste el calentador inglés y hay que darle un cursillo acelerado del manejo de la única ruletica que tiene el aparato. A la 9 bajamos a desayunar el Brikinfast, o como se llame, que al igual que el de ayer, la sra. Escoba nos ha puesto en un plato dos salchichas marca Nacho Vidal, por el tamaño, con sabor a vinagre, alubias blancas con tomate sintético, un puñao de champiñones, dos patatas que parecen gofres fritos en mantequilla, un huevo a la plancha y cuatro tiras de un bacon-jamon de lo mas raro. Todo eso te lo engulles nada más levantarte y como no baja, usas como lubricante un café, que si se lo echo a la moto arranca, aunque si le pones leche la cosa se arregla un poco... Pero si eres heavy de verdad,  lo pasas con un té, que la sra. también pone una buena perola.  El desayuno nos gustará más o menos, pero abundante si que es. Decidimos intentar dar una vuelta completa al recorrido.  Bueno,  lo decido yo, que no se por qué, desde que llegamos a la isla me he autoproclamado  sherpa de la expedición.  Me voy calentando y cada vez voy más deprisa. Debido al tráfico,  a mis colegas les cuesta seguirme, controlo las señales de velocidad en los pasos por poblaciones que algunas son de 30 millas y otras de 50, pero cuando termina la limitación, termina de verdad ya que en la isla no hay límite de velocidad y puedes ir a lo que quieras... Vislumbro una larga fila de coches en un semáforo y me pongo por en medio para pasarlos a todos, a lo mensajero. En esto que se pone verde, fuerte acelerón y dejo a los coches  plantados. Dejo de ver las farolas forradas y me meto en un pueblo grande.  El sherpa de los cojones se ha equivocao  y estamos en Peel.  En  el semáforo teníamos que haber tirado a la derecha  y yo he hecho un recto. Pero bueno,  ya que estamos aquí  vamos a ver si encontramos el pub de nuestras amigas. Tras preguntar un par de veces lo encontramos.  El sitio es muy bonito, junto al puerto y hay un gran ambiente, saludamos a las dueñas y Carling pal cuerpo.  Les digo a estos que para el entrenamiento de hoy podíamos verlo en la zona de la montaña, que no está lejos.  Pillamos las motos y salimos zumbando a ver si hay suerte y el tramo de la montaña


está abierto. Este tramo lo dejan en un sentido solamente para que la peña se explaye, y algunos lo hacen en demasía, ya que lo tienen que cerrar cada dos por tres debido a los leñazos que se meten. Cuando pasamos Ramsey ya hay mucha gente donde nos pusimos ayer.  La carretera de la montaña esta abierta y se me cruzan los cables, poniéndome a tirar  como si me conociera aquello,  paso por Bungalow como un rayo (un rayo gordo) y paro en el siguiente control, un curvon de izquierdas que hay después de la estación de Bungalow llamado Brandwell. El sitio es muy bueno, vemos toda la bajada y el curvón, con la particularidad de que desde aquí parte una pequeña carretera por si nos queremos cambiar de sitio. Amenizamos la espera ganduleando tirados en la hierba, incluso oigo el leve ronroneo de los ronquidos de Sigfredo. Éste no desaprovecha la ocasión de demostrar su arte. Los primeros en  aparecer son los sides, que bajan a tumba abierta y se meten en la curva a toda castaña (por ese orden). Calculo que pasan entre 180 y 200 por aquí.  Bajan dos sides muy juntos y justo a la salida de nuestra curva uno adelanta al otro y cuando no ha terminado de realizar la maniobra, se le va de atrás y el otro le embiste sin remedio.  El primer side vuelca y el copiloto realiza un vuelo sin motor que lo manda al lado contrario de la carretera. Los dos atalajes salen por el lado derecho y parece que sin consecuencias físicas por parte de los embestidores, pero el copiloto que ha realizado la acrobacia aérea está maltrecho y en unos minutos viene un helicóptero y se lo lleva. A acusa del accidente el entrenamiento se para y los marshalls traen hasta donde estamos nosotros el side alemán.  El piloto, un cincuentón enjuto de carnes,  está acalorado y muestra signos claros de preocupación por su compañero. Bebe agua como Massiel un Domingo por la mañana.  Nuestra sorpresa viene cuando se acercan los ocupantes del side ingles que no ha podido evitar la colisión con el alemán.  El copiloto,  de unos 40 años y de complexión atlética, trae el rostro desencajado por el esfuerzo, que es algo que hasta que no lo ves de cerca no te lo crees la cantidad de malabares que tienen que hacer a más de 200 en un espacio poco mas grande que un microondas.  Pero en esto que aparece mi ídolo, el piloto del side ingles, de unos 70 años de edad, sobre 1.80 de estatura y mas de 150 kgs. De peso recién duchado. Sólo para hacerle el mono de cuero seguro que tuvieron que desollar cuatro o cinco Miuras. Agarra una cachumba de agua de 5 l. y casi se la apura de un trago.  El piloto alemán se acerca a los dos ingleses, justo delante de nosotros, y oímos claramente como se disculpa por la maniobra que ha realizado,  que el otro es mucho mejor piloto que él y con más experiencia, y que adelantarlo donde lo ha hecho ha sido una locura.  El gordaco ingles acepta sus disculpas y con un apretón de manos le dice que esto es el TT y que sólo espera que su compañero esté bien.  Hay que recordar que ayer fallecieron los dos ocupantes de un side ingles al final del entrenamiento. Sólo con ver la cara de los dos pilotos cuando hablaban  a un metro de nosotros te das cuenta por que esta carrera es única en el mundo... El entrenamiento se suspende definitivamente por el golpe del gordaco con el alemán y como  la cosa se puede dilatar, para que vuelvan otra vez a abrir la carretera, decidimos bajar por una carreterica que baja hacia la zona de Kirk Michael . La carretera es algo estrecha pero de buen asfalto y la vista nos regala con una de las puestas de sol más bonitas que he visto en mi vida,  rodeados de prados verdes, con ovejas raras pastando en ellos, y son raras porque carecen de patas o por lo menos eso parece al verlas desplazarse, como levitando. Ahora caigo por que en las cartas de los restaurantes de aquí todavía no he visto pierna de cordero.


Pasamos por Littel London y decidimos hacer unos retratos por la vista que hay. Al llegar al circuito por el lado Oeste nos encontramos con un atasco, que podemos rodear usando el GPS  que al parecer me insertaron en el recto en mi más tierna infancia, que yo nunca he visto, pero que pocas veces me falla. Bajamos hacia Peel por una preciosa carretera en el lado norte, que discurre paralela al mar, y como colofón, Carling bien fría en el pub de nuestras amigas.

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #11 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 19:01:34 »
Pasamos por Littel London y decidimos hacer unos retratos por la vista que hay. Al llegar al circuito por el lado Oeste nos encontramos con un atasco, que podemos rodear usando el GPS  que al parecer me insertaron en el recto en mi más tierna infancia, que yo nunca he visto, pero que pocas veces me falla. Bajamos hacia Peel por una preciosa carretera en el lado norte, que discurre paralela al mar, y como colofón, Carling bien fría en el pub de nuestras amigas. Día 3- Otra vez amanece soleado, el tópico ese de la lluviosa Inglaterra parece que nos va respetando, cruzaremos los dedos de los pies, pero no muy fuertes, que ya estamos unos días fuera casa y debido a la longitud de las uñas puede que hagan el efecto “cruce de válvulas” y no ponerlos en su sitio otra vez. Ayer tarde, la moto de Salvaje, dio unos problemas eléctricos al igual que la cadena de Carlos,  que a mi entender ya no sirve ni para la cisterna del Water. Desayunando confeccionamos un minucioso, técnico y preciso plan de ataque para el bricolaje de las motos que consiste en: sacar la herramienta y ya veremos lo que hacemos. El sr. Wilson avezado en estas lides  se presta a echar una mano  también y al rato de trastear por aquí y por allá descubrimos que el desconectador de seguridad de la pata de cabra  tiene una derivación y hace que la aguja de la temperatura se ponga a tope y para más inri  la moto no arranca. A Sigfredo se le ocurre la sencilla solución de puentear  y, aunque el desconectador ya no funciona, la moto arranca perfectamente. De toda la cantidad de motos que teníamos que arreglar ya tenemos listas, la mitad. Para la de Carlos decidimos  acercarnos a ver a un profesional y nos encaminamos al concesionario Honda de la isla.  Nos recibe un cincuentón alto que anda como si fuera Robocop que se ha defecado encima.  Carlos habla con el, le explica el problema y el hombre hace como en España: manda al chiquillo a la calle para que vea  la moto, el chaval la inspecciona y llega a la misma conclusión que yo: que está todo para tirar, cadena piñón y corona. Nos dicen que no tienen y mientras el colega se va a consultar por teléfono el precio y lo que van a tardar  en traerla, nos ponemos a hablar con el Chewaka escaldao, que por cierto es el amo del taller. Nos explica (bueno, se lo explica a Carlos por que habla rápido y casi no le pillo una) que además de dueño es ex piloto del TT y que hace dos años se dio un leñazo del 15 y de resultas de aquello, anda como las muñecas de Famosa.  En esto que regresa el mozalbete con noticias, las piezas son más baratas que en España,  pero no las tienen hasta el lunes. Se hace mediodía y buscamos un supermercado para reponer vituallas y, como dice Carlos que tengo un GPS en el culo, le hacemos caso y  damos con uno grande enseguida. Primera sorpresa: a los carritos del súper de aquí  no hay que introducirles una moneda para asegurarse de que la gente lo deja en su sitio otra vez, es una muestra mas del civismo que impera aquí.  Justo delante de las cajas de pago nos encontramos con un gran mural con fotos del TT que ocupa toda la pared.  Se respira a motos por donde andes,  Ya pertrechados de viandas nos vamos a colocarnos para ver el tercer y último día de entrenamientos.  Estamos muy cerca de Quarterbrige, pero decido ir un poco más adelante, a la doble curva de la iglesia o Braddam Bridge , que tienen dispuestos unos bancos de madera a modo de gradas y una vez instalados en ellos, nos damos cuenta de que  hemos caído mejor que en brazos, con servicios y un pequeño bar a nuestra disposición. Del Gran Stand aquí no hay ni dos minutos. Oímos la fuerte aceleración después de Quarter, seguido de la tremenda frenada que tienen que realizar, para negociar la doble


curva donde estamos, los locos van pasando a una velocidad endiablada, pero al llegar los buenos pues... se nota. Guy Martín sale un poco abierto del primer ángulo, de izquierdas, para poder darle una patada testicular a todas las leyes de la física y tirar su GSXR al suelo, haciendo que se estremezca el chasis y dejarnos prueba sonora en forma de rascón con la estribera derecha  de que el muchacho se está empleando a fondo.  Me duele la mandíbula de tener la boca abierta, a la salida de las eses hay una rotonda llena de rayas blancas  y es en ese punto donde aplican al suelo los casi 200 c.v. Simplemente demencial. Dejan de pasar motos y comienzan los sides, nos fijamos bien a ver si pasa el 31, que no es otro que nuestro amigo el gordaco... y aquí llega con un estilo muy agresivo.  Pasa a toda castaña. Quién diría que el que conduce ese artefacto tiene que montar solo en los ascensores convencionales. Ha sido todo un espectáculo ver el entrenamiento desde aquí, aparte de que estábamos súper cómodos. Volvemos a la casa a dejar trastos, para al rato irnos hacia el Promenade.  Mañana es el primer día de carreras y se nota en el ambiente.  Los ferris que vienen de la isla grandota no han dejado de vomitar motos y más motos de casi todos los países de Europa y alguno incluso de Australia. Aparcamos y mientras vamos caminando hacia la carpa de la Bushy ́s nos vamos fijando en las motos y en su lugar de procedencia, que hay aparcadas por cientos a los dos lados de la larga y ancha avenida. Predominan las R con preparaciones para que sean aún mas R y de mayoría Inglesa, las que son más de corte GT y Naced, son de más lejos y entre ellas, alguna española. En el escenario de la carpa toca un grupo de Ska cuyo cantante parece escapado de algún equipo de rugby local, con el mismo diámetro de torso que de cabeza.  Es algo tarde y la gusa aprieta un poco... En un alarde de valor hispánico,  decidimos comernos una hamburguesa de un puestecico que hay junto al escenario.  Cuando llevo  tres o cuatro bocados decido, imprudentemente, disipar un poco el sabor a cánido de la hamburguesa inyectándole un poco de mostaza, proveniente de una gran perola.  Le meto una buena dosis y con el primer bocado, mis ojos, junto con mis gafas se quieren volver pá España.  Miro corriendo la etiqueta de la perola por si pusiera Ducati ́s Juyce.  Pero no, pone mostaza de no sequé... no sé qué, puede ser también la traducción de mostaza hecha con la ultima caca que echó el perro donante de la carne de la hamburguesa que te estas comiendo. Pasado el mal trago con otra pinta bien fría, regresamos  poco a poco  hacia las motos y nos recogemos que por hoy la cosa está ya bien.

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #12 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 19:02:32 »
Día 4- El sol que entra por la ventana me pega en la cara, miro el reloj y son las 7.30. No he dormido mucho ya que el Orfeón Donostiarra ha tenido a bien dedicarme en exclusiva un potpurrí de sus mejores piezas.  Ya voy tomándole la medida al jardín de la casa para ver si caben bien dos cadáveres... Ducha rápida y a las 9 a cumplir con la liturgia de enfrentarnos con el brekinfast de la Sra. Escoba. Me tengo como un tipo con mas tragaderas que una Ossa Yankee, pero el enfrentarme cada mañana con semejante plato y hacerlo pasar para abajo con el agua del radiador de un Seat 124 del 76  que la sra. llama café, esta empezando a ser empresa arto difícil, tanto es así que Sigfredo ya pasa de todo y se baja la bota de vino aunque nos llamen borrachuzos. Hoy es el primer día de carreras y tenemos a las 12 las Superbikes y a las 15 la primera carrera de sides.  Tras pensarlo bastante,  les digo a estos que nos vamos a la salida de la mítica curva  del Creg-ny-Baa, que es precisamente hasta donde se puede


llegar haciendo el recorrido a la inversa, de aquí para adelante es sentido único y el final del tramo de la montaña (o comienzo según se mire). Aparcamos detrás del bar, en uno de los muchos parkings que nos encontramos por la isla con el bonito cartel de “Only Bikes”. Agarramos los trastos y nos acomodamos en el muro que hay a la salida de la curva, es ancho en su base  y mullido por la hierva que lo recubre, al rato en el muro ya no cabe ni Dios, esto parece la Torre de Babel, pues estamos franceses, alemanes, holandeses....y tres españoles. Justo en frente hay un campo que tendría muy buena visión de la carrera, pero tiene clavado el cartelito de zona peligrosa y no se pone nadie.  Lo mismo que si esta carrera se hiciese en España, el cartelito estaría arrancado y el bancal lleno de gente. Hasta ahora donde nos hayamos puesto siempre había alguien con un transistor y radio TT sintonizado, por lo que hoy no es una excepción. A nuestro lado oímos cómo sale el primer piloto del Gran Stand y unos 12 minutos más tarde vemos venir un ruido a  300 km/h, haciendo la bajada a tope y después tirar de anclas con gran crepitar de horquilla y amortiguadores, tira la moto al suelo y rozando con todo lo rozable (menos las orejas) pasa por el ápice a unos 150 km/h , acelerando después como un poseso en busca de la larga recta que hay después. Al ser la curva de derechas y estar nosotros situados en la salida a la parte izquierda, con solo levantar las piernas podríamos meterle a los pilotos el pie en la boca (cosa que no hacemos).  A McGuiness lo veo bajar con la moto muy derecha, gran conocedor del circuito, el tío sabe muy bien que el asfalto está ondulado al final de la bajada, y si no va por su sitio puede ser fatal.  Toma la curva con gran finura y precisión, aprovechando bien toda la anchura de la carretera y acelerando después su Honda como si Pere Navarro lo persiguiera, pasando a un palmo de mis botas. Le sigue a pocos segundos Guy Martín con la Suzuky oficial y el efecto visual que da es que viene más espendolao que el tío Mac.  La Suzy salta y rebota como una cabra loca en la bajada y hace la curva con un estilo mucho más agresivo que su predecesor, haciendo mucho apoyo sobre el tren delantero y en cuanto ve carretera se acopla tras el carenado y sale como un cobete (que es la marca de cohetes que se usan en mi pueblo). Sábado por la mañana,  hace un sol espléndido, en una de las curvas más míticas, viendo el TT y la nevera llena de birras. Esto promete. Cada dos vueltas los pilotos tienen que repostar y en una de las paradas cambian la goma trasera, si la cosa sale bien se hace la operación en 40 segundos más o menos.  Las vueltas se suceden y en uno de los repostajes algo le ha pasado a Michael Dunlop, ya que en la operación han invertido mas de dos minutos, se ve que no han encontrado la 10-11 o han confundido la gasolina con la garrafa del vino de Cariñena o algo,  pero la cuestión es que el muchacho se hunde en la clasificación. De vez en cuando pasan grupos de tres o cuatro pilotos  y es ahí donde tomo conciencia  de que esto es una carretera,  donde hace un par de horas yo podría haber pasado con mi trailer... ya que no caben. Ultima vuelta y McGuiness pasa primero por donde estamos y,  salvo alguna fatalidad,  el tío va a ganar. Y lo hace, el muy animal ha hecho la vuelta tres a una media de 131 millas por hora o lo que es lo mismo en cristiano 210 km/h de media... sin palabras. Como hasta las tres no empiezan los sides, atacamos el jamón, el queso y el salchichón que hemos traído.  Instantáneamente varias decenas de pares de ojos se fijan en nuestra campestre comida, unos se relamen y otros tragan saliva... y nosotros, muy amablemente, no le dejamos a nadie ni que se arrime.  Acto seguido,  otra cosa muy española: la siesta. Dejamos en manos del primer piloto de sides la labor de despertador, que el tío hace como Dios.  El dorsal numero 1 viene volando bajo, dando la impresión


de que van a tomarse una pinta dentro del bar sin bajarse del side por la velocidad que trae. Llegando a la curva, el cuñado,  que con ese nombre he bautizado a los copilotos de los sides por que todo el mundo tiene un cuñao que de vez en cuando puedes engañar para que realice alguna labor que tu no puedes o no quieres hacer, como la de ser copiloto en tu sidecar.  Como digo, el cuñao, se tumba sobre el guardabarros derecho, extendiendo las piernas a lo superman,  para compensar el peso y ayudar a que el side no vuelque, que no siempre consiguen.  Al rato aparece nuestro amigo el gordaco con su dorsal 31, dando menos saltos que los demás en la bajada por que me parece que el piloto con su humanidad ayuda bastante a la fuerza de la gravedad, aunque eso no quita para que el tío pase a toda velocidad. Me doy cuenta que en el campo que hay detrás de nosotros han colocado unos servicios químicos en los cuales personas de tez blancuzca y mofletes colorados hacen cola para usarlos, tanto hombres como mujeres.  En cambio, una fila de arboles  que hay cerca son usados por personas mas morenas  (entre ellos nosotros)  sin cola ninguna y sin el mas mínimo reparo en que nos vean repartir nuestro ADN por el mundo. A veces la cosa cultural te alivia antes de... ciertas presiones. En la última vuelta los copilotos de los sides menos punteros  pasan saludando y la peña se lo agradece con gran algarabía y aplausos.  La verdad es que lo de esta gente no esta pagao. Cuando termina y,  como para que abran la carretera aún falta un rato, bajamos por una carreterica estrecha hasta Laxey, bonita localidad,  en cuya entrada se encuentra el Queen, un hotel-pub regentado por un ex piloto  que tiene el local como un museo del TT . Sus paredes están repletas de fotos antiguas, trofeos y algún viejo mono de cuero, con los claros signos  de arrastrones en su lomo. Tiene un buen parking  en el que hay un gran ambiente motero, nos aposentamos una mesa exterior y las pintas de Carling caen como si fueran quinticos de Mahou.  En un nivel inferior,  tiene un jardín también con mesas y en las escaleras que dan acceso al mismo hay un cartel que reza “beergarden”. Me emociono ante tan bello cartel y no puedo dejar de retratarlo. Camino a casa por la carretera de la costa,  nos encontramos con una retención, cuando  llegamos a su origen, vemos que es debido a que una Aprilia 1000 Factory a reducido su tamaño al de un Derbi Variant... mañana es el Bad Sandey y alguno ha decidido adelantarlo. Trastos fuera y para abajo.  Hoy el ambiente es genial: hay una cantidad enorme de motos y han cortado el Promenade al tráfico en su tramo final para que haya menos líos de tráfico. Hoy,  en vez de tirar para la zona de la feria decidimos ir a la calle comercial que hay paralela al paseo y nos encontramos con que todo está abierto y hay gran bullicio, todos los escaparates tienen artículos del TT, da igual que sean pastelerías lencerías o ferreterías.  En todas puedes adquirir cualquier cosa relacionada con el TT, desde una taza para el desayuno hasta un tanga con las tres paticas. ¿Tendrán de mi talla? Embobados mirándolo todo,  nuestras tripas empiezan a bramar y nos metemos en un sitio con pinta de tener cosas normales.  A la sola evocación en mi paladar de la mostaza de la otra noche, me dan ganas de amorrarme en el primer cubo de basura que encuentre, que lo que haya dentro seguro que esta mejor. Lasaña con ensalada que me meto en la andorga y me arregla un poco el cuerpo. Después,  como si una fuerza electromorcillomagnetica  nos impulsara, aparecemos en la carpa de la Bushy ́s, pintaca pal cuerpo y nos damos una vuelta para ver la feria,  que ya está en todo su apogeo.  Me da por mirar al mar y veo que dos pecezazos bien rollizos me saludan a la vez que aplauden con sus aletas el comienzo de un nuevo viaje del látigo pandulante vomitador,                 En todos lo pubs de la bahía y alrededores hay música en directo, con grupos que con mayor o menor fortuna, hacen versiones rocanroleras de toda la vida. Nos


metemos en uno, no sin esfuerzo, en el que toca un trío bastante bueno, mientras en una pantalla gigante proyectan imágenes de TT ́s pasados.  No se puede pedir más a un bar y encima la cerveza está bien fría. Como una retirada a tiempo es un victoria, nos vamos para la casa,  que mis planes para mañana son un tanto maquiavélicos.... Día 5-  O más bien, el Bad Sandey.  Cuando bajo a desayunar, Tommy (Mr. Wilson) ya me ha notado la mirada de póker y que llevo puestas las botas en vez de las zapatillas un tanto tralarás que he llevado estos últimos días. Me dice que ni se me ocurra subir a la montaña, que hay quemaos que se pasan todo el año esperando éste día y que no se cortan un pelo a la hora de adelantar, por no decir que todos los años hay piñazos fuertes.  Tanto Carlos como Sigfredo también me quieren quitar la idea de la cabeza... sobre todo Carlos que me ha visto en el circuito de Alcañiz y por la carretera del Valle de Ayora y la Chirrichana, en acción, y sabe que si subo no es para pasearme. Intentando deglutir el mejunje de la Sra. Escoba, recapacito y pienso que en esta isla es el último sitio donde me gustaría caerme, además a tenor de la experiencia de días anteriores, que en cuanto hay la mas mínima caída  la policía corta el tramo de la montaña, les digo que ellos ganan,  pero que nos vamos a ver la parte sur de la isla, Castledown, que es donde se hace el pre TT y el pot TT en un circuito de 5 millas para clásicas. Agarramos nuestras gordas y usando nuevamente mi GPS anal nos encaminamos hacia el sur. Hace una mañana cojonuda para rodar y hay una gran cantidad de motos que van en todas direcciones.  Pasamos por delante del aeropuerto y nos sorprendemos de lo grande que es. Aunque más nos sorprendemos al fijarnos bien en la pista 1.  Vemos dos bultos sospechosos puestos a los lados de un Boeing 747  que va despegar destino Liverpool.  Nos acercamos un poco mas y vemos que son sendas R1 queriéndose llevar al Boeing, salida parada. Ésta gente se pica hasta con la rotación de la tierra.      Entramos en Casteldown por un bonito puente de corte medieval que pasa sobre una ría repleta de barcos.  En el centro de la ciudad se erige un regio castillaco en muy buen estado de conservación, para mi que el nombre del pueblo va a tener que ver con el castillaco. Aparcamos en una plaza adyacente al castillo, que por cierto está llena de motos cuyos propietarios han tenido la misma idea que nosotros de venirse para acá a echarse unas cervezas en vez de ir a descornarse a la montaña. Paseo por el pueblo recorriendo sus calles y terminando en los muelles con todo muy limpio y arreglado.  Por cierto,  que sigo sin ver ninguna reja, tanto en las casas como en los comercios. Seguimos camino y les propongo a mis secuaces a ver si soy capaz de guiarles por el este de la isla y aparecer en el norte, en Peel. Primera parada en Port Erin, que se ve que como a esta gente también les gusta el futbol,  han tenido la deferencia de ponerle el nombre al pueblo de algún portero bajito, famoso en la localidad. O eso creo. Paramos a hacernos unos retratos, que las  vistas de su playa y su puerto vistos desde arriba lo merecen.  Cuando nos disponemos a irnos pasa una CBR 1000 f como las nuestras, pero holandesa.  Carlos prácticamente le hace un placaje que asusta un poco al colega y cuando ve que lo que quiere Carlos es darle un parche de un club español de CBR ́S se le cambia el color de cara y se lo agradece con grandes aspavientos.  Si soy yo el holandés, primero atropello a Carlos con la moto y después no paro hasta el consulado a pedir ayuda por que un tío con la cara del que mató a Manolete , me quiere quitar la moto.


Salimos del puerto de futbolín dirección norte por una carreterilla estrecha  y en sus primeras millas con asfalto bastante malo, vamos cruzando algún pueblo que otro y en los cruces estos tiran detrás de mi como si yo supiera donde voy... pero de momento no nos hemos perdido. La carretera entra en un páramo yermo que va paralelo al mar, con unas vistas magnificas, seguro que a Carlos le gustaría parar a retratarnos, pero yo tiro pá lante. Llegamos a Peel y nos encontramos  que la calle por la que hemos entrado las otras veces está cortada al tráfico y un guardia nos desvía, para que aparquemos en la zona del puerto. Vaya tela, aquí hay más motos que en la víspera de un GP.  Todos los bares están abarrotados y vemos cómo nuestras amigas van de culo para atender a todo el mundo, que por cierto, si esa frase hecha española fuera literalmente cierta,  ellas podrían ir donde quisieran por que de eso van sobradas las mozas. Ante la empresa, arto difícil, de tomarnos una birra por la aglomeración de chalaos que han venido a contar sus batallitas después de jugarse el pellejo en la montaña, a tenor de lo fritos que están los neumáticos traseros de casi todas las R ́s que observo. Nos vamos de allí haciendo el recorrido a la inversa, bajando hacia Douglas. En la zona de Barregarrow, freno de golpe y me meto en el parking de un pub que tiene su terraza pegada al circuito.  Pillamos tres  pintas y tomamos posesión de una mesa en la terraza al lado de unos Irlandeses,  que por los vasos vacios parece que ya están un rato aquí viendo pasar motos. Los Irlandeses se lo están pasando en grande por que con ostentorios movimientos  de los brazos invitan a los numerosos moteros que pasan a que hagan un caballito o cualquier cosa que sepan... la cosa funciona porque,  de vez en cuando,  alguno lo hace para mayor alborozo de los Irlandeses.  Como soy payasaco natural y para hacer monás no hace falta saber ingles, desde mi mesa me uno a ellos en el brazaleo alentador. A los vecinos les hago gracia y después de que alguno de los que pasan realizan, algún jaco guapo, me saludan levantando sus pintas. Vemos venir un grupo numeroso y empezamos con nuestra algarabía levantatoria de rueda.  De repente, el que lidera el grupo, se pone de pie en su R, pica embrague, se pone los relojes en el pecho y hace uno de los caballitos de pie mas largos que he visto en mi vida. Gran alboroto en las dos mesas, por que Carlos y Sigfredo ante tan magnifico espectáculo se han unido a mi en los aplausos y esparabanes, el improvisado entretenimiento es muy bueno pero se está haciendo tarde y no me gustaría bajar hasta Douglas de noche y menos hoy que es el Bad Sunday. Les indico a los irlandeses con cómicos aspavientos  que voy a realizar el mejor y más largo caballito que stutmen haya realizado jamás. Los paisanos de los U2 se apostan en la valla, no se quieren perder a un tío de 120 kilos con una moto del 92 pegarse  el gran leñazo. Salgo despacico y pego varios acelerones, hago como que el embrague no suelta del todo, acompañado de grandes movimientos de cabeza y brazos hacia arriba, hago la operación varias veces y oigo desde dentro de mi casco los aplausos y las risas de los irlandeses.  A la tercera intentona me parece que ya está bien de hacer el payasico y salgo disparado para abajo saludando a la afición. Ya en casa un poco de descanso y al lio otra vez. Al Promenade, que esta de bote en bote y hay un ambientazo, después de una vuelta de reconocimiento vamos a cenar donde la otra noche, al ir a pagar para irnos, la señora que regenta el local, de una forma muy amable nos cambia las monedas que tenemos por otras de la isla que tienen acuñados motivos del  TT. Como zombis, aparecemos en la carpa de la Bushy ́s.  Hoy el grupo que tocan no son precisamente mozalbetes.  La cantante, con mas intención que atino, intenta hacernos creer que canta viejos temas pop de los 80, con una estética a lo Blondie y el


pelo a lo Viky Larraz, parece Aida la de 7 vidas que ha metido los dedos en el enchufe, dentro de lo grotesco parece que no tocan mal del todo. Sigfredo se ha quedado en casa y vamos Carlos y yo solos.  Ya de vuelta nos ponemos a hablar con un malagueño y un madrileño por casualidad. La sorpresa viene cuando descubrimos que son amigos de Pingu, compañero nuestro del foro y paisano, con el se fueron a la concentración de Elefantes y Carlos le hizo le hizo las gestiones para los billetes a la Isla de Man.  Muertos de risa por la casualidad, el malagueño nos cuenta sus desdichas con su teutona moto, se le averió en Londres y tras no pocas discusiones con el seguro se la repatriaran a Málaga. Con la tontería nos dan las dos de la mañana. 

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #13 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 19:03:18 »
Día 6- Para seguir con la tónica, amanece un día radiante.  El no dormir muy bien por la noche me hace levantarme con un poco de dolor de cabeza, las contrarias de mis colegas tienen que ser unas santas por soportar semejante suplicio de ronquidos de una forma crónica, pero bueno ya me vengaré de alguna forma. Un agua pál cuerpo y bajamos a desayunar el hormigón de la Sra. Escoba. Otro detallito, los platos del desayuno los meten al horno antes de depositar los alimentos encima con el objeto de que no se enfríe el contenido, con lo cual el plato no se puede ni tocar.  Es como comer gachas en la sartén... en cuanto te descuidas, quemazo. Hoy en el programa de carreras tenemos Supersport a las 10.45 seguido de los sides a las 12.45. Más tarde, a las 3 las eléctricas, que solo dan una vuelta, después a las 4,  una vuelta de  demostración de Subaru (no sabia que Subaru hiciera motos) y por ultimo el desfile Arai con mi admirado Mick Doohan. A las 9.45 cierran el circuito, o sea una hora antes del comienzo de la primera carrera y tenemos que darnos aire.  Como la cadena de Carlos no está para muchos trotes decido ponernos en la rápida de izquierdas que hay justo al final de la carretera que pasa por nuestra casa. Llegamos en dos patadas y nos colocamos en el muro exterior,  que es bastante cómodo gracias al forro natural de hierba. Si miramos a nuestra izquierda,  vemos el rápido curvón de izquierdas después de Creg-ny-Baa, que según dice Sergio Romero en su video de una vuelta completa explicada por él: si la entrenas, con la superbike,  se puede hacer a tope, después hacen una ese muy rápida entre arboles y llegan a nuestra curva, que los vemos entrar a unos 200 km/h. Un gran sitio para disfrutar de los chalaos estos. Sobre las 11 oímos bajar el primer misil, agudizo el oído y efectivamente no oigo que el colega corte.  Hace las eses como un obús y nos aparece totalmente escondido detrás del carenado, quita una marcha y la R6 brama como si la estuvieran degollando.  Es el dorsal número 9,  Michael Dunlop, mete la moto en la curva con el grifo a tope y lo mejor es que está trazando sin ver a donde va, ya que hay un cambio de rasante y la curva tiene un doble ápice.  Yo creo que entran tan a saco porque son sabedores que en todo el exterior de la curva hay un gran muro para, en caso de accidente, no llenar los campos circundantes de trozos de moto y... piloto ejem....ejem. A los pocos segundos pasa McGuiness, que bajo su corpulencia, la CBR 600 RR parece una Derbi Antorcha.  Eso no quita para que el tío pase a toda ostia, le siguen de cerca Martín y Amor con Bruce Asley pisándoles los talones. La carrera es a 4 vueltas y tienen que repostar, así que  los tiempos están muy apretados. Bruce Asley hace las dos ultimas vueltas  finales de su vida y gana la carrera por delante de Amor y mr. Podium Guy Martín.  Amenizamos la espera soplando unas pintas de la neverica que portamos... Al rato pasa un Marshall motorizado con su R1 y su estilo sobrio, con la apariencia de que van despacio pero síguelos si tienes bemoles. Todos son ex pilotos y se conocen el


trazado como si lo hubieran parido ellos. De hecho,  son los encargados de cribar a los que quieren correr aquí por primera vez, aunque  vengas de ganar carreras y campeonatos en tu país, si luego aquí en la isla,  los Marshalls  creen que no das la talla... pues no corres. Esta vez el ruido que  se oye son palabras mayores, es otra vez Míchael Dunlop que hizo unos grandes entrenamientos, pero esta vez con Kawasaki , que el modelo de este año es un pepinaco que ya de serie ronda los 200 c.v.  La categoría de Superstock se corre con motos de 1000 pero con una preparación mucho más básica que en Superbikes,  así que aquí prima el piloto, bueno eso en circuitos convencionales, porque aquí el más zumbao esta delante. La carrera es a cuatro vueltas y sólo paran  una vez.  En esta categoría son 43 pilotos los que toman la salida y eso hace que enseguida se genere un trafico de lo más divertido,  juntándose grupos de tres y cuatro pilotos para mayor regocijo de la plebe que llenamos las 37 millas. Al final es Dunlop el que gana con 19 segundos de ventaja sobre McGuiness y detrás sólo a 4 segundos, Guy Martin. La peña empieza a desfilar del muro y nos quedamos cuatro gatos.  Como hay sitio, demostramos lo que sabemos hacer los españoles: nos echamos una siesta.  Al rato vemos que el jefe de puesto viene andando y a cada grupo de aficionados se para, les cuenta algo, y acto seguido hacen signo de aprobación y aplauden. Cuando llega a nuestra altura veo que es un tipo septuagenario, enjuto de carnes y con una  mandíbula que podríamos meter el botijo. El hombre con cara de póker y voz aguardentosa (bueno que es un manx, será wiskosa) nos explica: que él y todo su equipo llevan un montón de años como Marshalls de puesto ayudando en el TT,  que es una carrera de motos y no de coches y que los coches les importan una caca de la vaca, así que como ahora van a pasar los Subaru que ellos hacen mutis por el foro y si se piña alguno que lo recoja Rita la Cantaora.  Yo le pillado alguna cosa suelta, pero Carlos me hace la traducción simultánea, al terminar el colega, le decimos que estamos con ellos y que nos parece muy bien. Unos 10 minutos después pasa un Subaru preparado y  la plebe le hace signos ostentorios de desaprobación pulgares hacia abajo, abucheos y demás. Al momento,  pasan 4 ó 5 más, estos de serie, y repetimos la operación, a los ocupantes no se los ve muy contentos pero  no me he hecho casi 3.000 km para ver cochecitos.  Son las cinco de la tarde, llevamos 7 horas en el muro.  Hay gallinas que no aguantan tanto en su palo, pero nosotros aquí estamos, no queríamos ver el TT, pues toma TT. Bajan más motos hacia el Creg- ny –Baa pero no se oye nada, se acercan y nada, se acercan y nada... !coño!  las eléctricas, parece como si se hubiesen quedado sin gasolina en el cerro y bajan en punto muerto hasta Douglas a repostar, sólo se oye el traqueteo de las suspensiones, cuento ocho pilotos y como sólo dan una vuelta... Pues se acabó. Por radio TT oímos que la vuelta de honor de Doohan y compañía, como se ha hecho tarde, la harán pasado mañana. Así que,  casi mejor que la cosa ya está bien.  El culo me huele a alfarfel (alfalfa en algunas ciudades) y hace rato que se nos terminó la birra.  Nos vamos para casa,  que estamos a dos pasos. Un poco de aseo y alguna  deposición y ya estamos listos para bajar al Promenade.  Motos aparcadas y cada día hay más gente.  La feria está llena y  me da por mirar al mar: hay peces con servilleta y cubierto, se ve que  tienen tanto donde elegir que se han vuelto unos gourmets. Recordando viejos tiempos de marine, conseguimos llegar a la carpa de la Bushy’s.  Fuera toca un grupo de versiones roqueras y algunos temas  en vez de tocarlos los perpetran.  Damos una vuelta y,  como siempre nos pasa, casi no avanzamos porque ante tanta cantidad de motos siempre hay alguna que


fotografiar o alguna café racer que admirar.  El día ha sido largo y  vamos a darle un poco de reposo a este pobre oso.  Día 7- La lluvia inglesa sigue sin aparecer y tampoco la vamos a llamar... Los días van pasando y lo que en un principio el comerme el hormigón mañanero de la sra. escoba me parecía un choque cultural, se está convirtiendo en un choque estomacal, pero bueno, abundante si es. Hoy nos deja Mr. Wilson, y  se ve que le he caído en gracia e insiste en que llevemos la broma hasta el final, que comencé la semana pasada, diciéndole que nosotros los españoles dejaremos de litigar por Gibraltar,  siempre y cuando nos den la Isla de Man para nosotros,  que estamos hartos de sol y de radares. Salimos fuera y en un árbol de la puerta ato la bandera española con gran pompa y boato,  o sea haciendo el payaso.  Mr. Wilson me retrata partiéndose el culo y  me nombra... The king Victor I, honor que acepto y le digo a todo el que pasa que ya pueden ir haciendo las maletas, que la isla es mía y la voy a convertir toda en hoteles.  Se descojona más, parece que no me toman en serio ya que los Roper me aplauden.  Despedida de Tommy y le damos las gracias,  porque sus consejos para ubicarme nos han venido muy  bien.  Hoy es el último día de turismo,  pero lo primero es ir a montar el kit de arrastre en la moto de Carlos.  Nos acercamos a Honda y nos dicen que sobre las doce estarán las piezas, así que aprovechamos que el museo Manx está cerca y vamos. El museo está enclavado en un edificio de principios del XX , muy bonito por fuera.  En la entrada nos indican la ruta a seguir para visitarlo bien, ya que hay dos partes:  la zona histórica de la isla, que está muy bien y te da a entender  un poco el carácter de los isleños. Por aquí han pasado desde Vikingos hasta Romanos,  pero ellos han ido un poco a su bola... y la zona referente al TT, un poco exigua, con dos motos antiguas, el side que ganó hace dos años y una moto de Joey Dunlop, un poco raquítico para las expectativas que yo traía. Últimas compras por la zona comercial.  Vemos que todo lo que tiene 2011 puesto, tanto gorras como camisetas y demás abalorios lo han rebajado a la mitad.  El símbolo celta de la isla, o como yo lo llamo “las tres paticas, te lo encuentras hasta en la sopa; para ellos es un símbolo de identidad, como también lo es su parlamento que fundaron los Vikingos y sigue así hasta ahora, siendo el más antiguo del mundo. Otro signo de identidad es la moneda, ya que tienen la libra local de la isla, aunque  hay que andarse con ojo porque luego esas libras no tienen valor en el Reino Unido, pero ellos si aceptan la de la isla grande... tontos no son. Con las bolsas llenas y las carteras vacías, nos vamos a un pub del puerto a por una pinta, después fish and chips  y subimos a por la moto de Carlos que ya está terminada.                 Sigfredo se va para casa y nosotros nos vamos a probar el kit nuevo.  Nos vamos por la costa este, dirección Laxey y de allí a Ramsey.  Cruzo entre las casas como si fuera de allí y ¡BINGO!:  la carretera  de la montaña está abierta y nos vamos para arriba. Subimos hasta la zona de Bungalow con ciertas precauciones, pero cuando vemos la bajada, con las vías del tren y el monumento a Dunlop a nuestra derecha... no nos podemos contener y hacemos correr a las abuelas a base de bien. A la llegada a Douglas quiero aprovechar para ir al monumento de Steve Hislop.  Preguntando llegamos, porque el acceso está un poco escondido.  La vista desde aquí de la bahía de Douglas es magnífica. Nos hacemos las fotos de rigor y una chica española me dice que hay que abrazar a Steve para que de buena suerte (él no tuvo mucha).


Al bajar al Promenade nos encontramos con un espectáculo  del copón:  La Royal Air Force está realizando piruetas imposibles con una demostración de habilidad increíble, haciendo con los colores que salen del culo de sus cazas  la Union Jack al final... Muy bueno la verdad. Pero lo bueno venia ahora: los White Helmets son un grupo militar de acrobacias en moto, para ello utilizan unas Ariel 500 del año del turrón y realizan todo tipo de acrobacias sobre ellas. En uno de los ejercicios pusieron cuatro motos en paralelo y conté 22 personas encima.  Una gran precisión de los pilotos con el gas y un total desprecio por sus dientes por parte de los que iban arriba. Después de hacer figuras de todo tipo se retiraron con gran éxito de crítica y publico... pero... ¡TATACHAN! Aparecieron los que todo el mundo esperaba: Los Purple Helmets, moto club local conocidos mundialmente por montar pequeñas trail japonesas y llevar unos guardapolvos marrones que les llegan a los tobillos. Salen en formación imitando a la guardia montada  portando como lanzas  mochos de fregona.  Seguidamente,  emulan a los White Helmets poniendo varias motos en paralelo y uno de ellos se va pasando por la parte trasera de los asientos como si saltara de piedra en piedra cruzando un rio, pero claro, el resultado es desastroso: cayéndose en un tramo de 100 metros, 3 o 4 veces con el descojono general del respetable.  Se suceden divertidos numeritos,  a cual más gracioso, dándose unas leches morrocotudas.  Por suerte, como no llevan mucha velocidad, son sin consecuencias. Como colofón, atan unos cubos de basura, previamente partidos en un lateral, a las motos y hacen una carrera demostrando tanto piloto como copiloto que están como una cabra. Han sido mas de 2.5 horas de plantón, son las 10.30 de la noche y nos vamos a cenar algo, después pinta en la carpa de marras y ya nos vamos para los pusbs del puerto. Pasamos por delante de uno y suena una versión de un viejo tema de AC/DC  a toda castaña... pá dentro. En todos los pubs, durante el TT hay música en directo por la noche;  éstos de aquí no es que sean ninguna maravilla pero tocan fuerte y con ganas. El pub, no puede ser más... garito.  No le falta detalle: medio oscuro y con tipos barrigones y mejillas coloradas.  Un par de pintas más y nos vamos cantando bajicopálas motos.  Mañana quiero ver nuestra última carrera en la montaña y para eso hay que madrugar.  Durante el regreso me doy cuenta que ya no pienso en ir por la izquierda, llevamos aquí una semana y subconscientemente ya vamos al revés, porque digan aquí lo que digan... esto es ir al revés.

javikawa

  • Moderador Global
  • MIEMBRO
  • *****
  • Mensajes: 1288
  • Moto: Con tubarro
Re:Viaje a la Isla de Man 2011/ 2015
« Respuesta #14 en: Viernes 18 Marzo de 2016, 19:04:31 »
Día 8- Para hoy han dado nubes y claros con posibilidad de lluvia, así que  me asomo por la ventana y así es, pero bueno,  otros días ha amanecido así y luego ha despejado.     Agua pál cuerpo y como los toreros,  nos deseamos suerte a la hora de lidiar el plato de la sra. Escoba. Me dejo una salchicha porque creo que se me están colocando en el estomago como si fueran balas en un cargador, y como están sin digerir, cualquier día pueden  salir disparadas con consecuencias funestas.   Y como agravante no tengo licencia de armas...  Hace más fresco que otras mañanas y como si fuera ya un aborigen, decido rodear Douglas  por su parte norte, haciendo parte del  recorrido y después dirección Laxey por la carretera de la costa.  Me pongo a rueda de un Marshall de puesto que conduce una  DN-1  de esas tan raras y al tercer o cuarto adelantamiento suicida, decido que nosotros no llegamos tarde a ningún sitio.  La clave va a ser Ramsey: si está abierto o no el acceso a la montaña... y menos mal que sí.  Salimos disparados Carlos y yo para arriba, Sigfredo no viene, no sé muy bien por qué.  Llegamos a Bungalow y aparcamos al lado del apeadero del tren eléctrico y  nos situamos unos cien metros por debajo del monumento a Joey Dunlop.  La orografía del terreno va haciendo como una especie de


grada natural de lo más cómodo, por lo que  desde aquí tenemos una vista fenomenal de toda la bajada. Lo mejor: los pilotos nos pasan a escasos cinco metros. Poco a poco,  el cielo se va encapotando y el viento, que por aquí siempre sopla, empieza a venir directamente de Islandia, por lo helado que viene.  Nos tenemos que pertrechar bien para el frio... pero estoy en Bungalow en mi último día de carreras en el TT y aquí aguanto lo que haga falta.  Se oye un gran estruendo y aparece un Marshall con su R1, seguido de todos los pilotos de Supersport en fila india.  Parecen mamá pato y los patitos.  Como el tiempo está revolicao parece que les dejan dar una vuelta de reconocimiento, por la cosa de los neumáticos... Al rato otro Marshall motorizado seguido de 4 o 5 pilotos solamente, reconozco el casco del primer piloto ¡COÑO,  ES DOOHAN ¡ seguido de Micky Hayden, Cucuruchulou (o como se llame) y alguno más.  Les saludo con la bandera española y ellos nos corresponden con la manita, a lo Letizia... !EA! ya puedo decir que me he saludado con Doohan. La espera se alarga y nosotros la amenizamos a base pintas y jamón que hemos echado en la neverica.  Se pone a llover. Para un poco. Se pone a llover de verdad y nos quedamos dos italianos tontos y dos españoles igual de tontos.  Hay que ver lo parecidos que son el español y el italiano a poco que pongas interés en entender al otro: uno de ellos nos explica que ha hecho Milán-Barcelona en bicicleta (eso por si me quedaba alguna duda de su tontuna) y también se ha recorrido Andalucía y los Pirineos con la moto. Nos recomienda Los Alpes y sobre todo Los Dolomitas. Pongo cara de susto y Carlos me saca de mi craso error explicándome que los que se ponían mirando a Cuenca unos a otros eran los Sodomitas... !uf que zuto! Por radio TT nos enteramos que se ha suspendido hasta mañana, así que nos refugiamos en el amplio voladizo de la estación, a la espera de que abran la carretera .Carlos y yo tenemos la pole:  nos hemos puesto detrás de la cuerda (jeje).  Por fin abren y hay un palmo de agua.  Mientras sigue lloviendo,  salgo con todas las precauciones del mundo pero un moniato  con un 4x4 adelanta a Carlos y se pone a mi rueda... cruce de cables y me tiro para abajo.  Los Continentales que monto parece que drenan bien y le enchufo en la bajada anterior al Creg-ny-Baa, menos mal que por aquí esta más seco y el bobo del todocamino (que dicen los ways) ha desistido. Carlos se me une y nos metemos en el “The Cat Wit no Tail” a por unas pintas y entrar en calor. Ya por la tarde, ha vuelto a salir el sol y está todo seco e intentamos darle una vuelta completa al circuito.  Los carteles nos van indicando que la carretera de la montaña sigue abierta, así que pasamos Ramsey y llegando a la horquilla de primera que da acceso a la montaña. Nos paran, hace un momento alguno se ha pegado una sepia fuerte y nos hacen dar la vuelta, por lo que  cogemos mi atajo entre las casas y salimos a la carretera de la costa.  Parada en el Queen de Laxey.  Hay gran ambiente y las pintas corren que da gusto por parte de los parroquianos.  Seguimos camino y el espectáculo que nos da la isla a cada momento es increíble, con el mar a la  izquierda y la carretera sin límite de velocidad. Intento empaparme de cada detalle, de cada curva, del olor y el sabor a carreras de la isla... quiero llevarme un trozo del alma de la isla y lo que no me doy cuenta es que me estoy dejando la mía aquí. Ya en Douglas nos vamos a cenar donde la otra noche, que por cierto, me cené  una hamburguesa con frijoles que después de una hora expelí una ventosidad, que los gallumbos me llegaron a las rodillas... Mi moto estomacal está ya un poco obsoleta, pero la compresión la conserva íntegra. Aún así, hoy opto por pasta con ensalada,  que por lo menos es un poco más flojo.


Hoy el ambiente en el Promenade es indescriptible: hay más motos que nunca, pero me impresiona la tónica de todos las noches... no oigo un corte de encendido, ni una quemada de rueda, ni un caballito entre la gente. Resumiendo,  que no hay subnormales. Se nos nota en el ánimo que mañana nos vamos, pero por lo menos veremos Supersport, que es a las 12.  Un par de pintas más en sendos garitos y nos retiramos. Día 9- Un solaco que pá qué.  Vamos recogiendo trastos y haciendo maletas.  Bajamos a desayunar y mientras me como el mejunje mañanero, me pregunto si es por esto que los ingleses no cogen color, por comer cosas que no deben  a horas que no deben. Cargamos las maletas en la furgoneta de Sigfredo y así durante la travesía las llevará  él, y no las motos.  La furgo la tenemos que llevar al otro lado de Douglas antes de las 11,  que es cuando cortan y si no  se quedaría dentro del circuito. La bajamos al supermercado, aprovechando para comprar y subimos andando a Quarterbridge , curva súper fotografiada y filmada, que es donde termina la escalofriante bajada de la recta de meta. Bajada  que hacen  a más de 250 km/h, con casas a ambos lados a menos de 2 metros de la moto...  tienen que frenar hasta poner primera y  la negocian a 100 más o menos, saliendo  disparados.  Esta frenada es una de las más brutales de todo el recorrido, verlos llegar con la horquilla totalmente comprimida y los ojos pegados a la  pantalla del caso, es todo un espectáculo. En la misma curva está el pub “The Quarter”, qué casualidad, pasamos a visitarlo y a ver cómo tiene de frías las Carling.  También corren los sides que ayer no pudieron ni salir. La bajada es tan bestial para ellos que al entrar en la curva la rueda del sidecar no aguanta el tremendo esfuerzo y casi todos salen cruzados o dando pequeños bandazos. Estamos expectantes a ver cómo pasa nuestro amigo el gor...  bueno el 31, y aquí viene, el gordaco demuestra su veteranía haciendo una trazada impecable y saliendo como si persiguiera al camión de los donuts.  Los sides terminan y para nuestra sorpresa,  salen las Superbikes a entrenar para mañana,   que es el plato fuerte: el sénior TT, que se disputa a 6 vueltas y es la prueba reina... que nosotros nos perderemos.               Cuando termina todo se forma un atasco casi español, pero se nota que no es español porque nadie pita. Si, si...  es como si los coches aquí carecieran de claxon. Al final lo de la flema inglesa va a ser verdad... bueno con la excepción de que si metes a unos miles de estos en un campo de fútbol hacen una involución, convirtiéndose en neandertales, cachiporra incluida. La solución yo la veo transformando los campos de futbol en circuitos de moto-cross: sólo hay que quitar el césped y poner cuatro saltos, fácil y barato... pero me temo que mi idea no tendrá mucho éxito.           Unos empleados del puerto nos indican, con grandes aspavientos y mucha amabilidad, la cola que tenemos que ocupar para embarcar.  Delante de nosotros hay un grupo de españoles, uno de ellos lleva una Kawa GTR 1400, que me gusta mucho. Miro el reloj y como todavía queda una hora para embarcar me voy a hablar con el de la Kawa a ver cómo va el bicho.  No sé cual de las tonterías que le he dicho le ha hecho mucha gracia y el tío se parte el ojal.  Al oír las risas sus colegas me rodean, como si un hombre invisible  hubiera gritado ¡acérquense, acérquense el payaso ha llegado a su ciudad!...  hasta Carlos se ha acercado para oír el monologo. Como veo que son público fácil, tiro del repertorio habitual y parece que tengo bastante éxito, a tenor de las carcajadas estertorosas de algunos. No sé si soy buen humorista, pero por lo menos soy gratis. Para que no nos pase lo mismo que en el trayecto de venida, en cuanto colocamos los vehículos salimos corriendo hacia la cubierta de proa para pillar sitio.


Una vez bien  ubicados veo por los grandes ventanales cómo la feria del Promenade ha cobrado vida y el castillico de la bahía se ha iluminado.  Voy tomando conciencia de que me voy y una sensación de angustia me pellizca los platinos testiculares. Sí,  soy fabricado en el 70 y todavía soy de platinos...             En la sala nos mezclamos con equipos de sides y de eléctricas que se van para sus casas (aunque algunos de los sides tienen pinta de no tener). Para ellos , como para nosotros, hoy ha sido el último día de carreras. Sacamos las ultimas existencias de jamón y queso para cenar, que regamos con la sempiterna Carling.             El barco se ha empezado a mover, me pongo de pie y veo como Douglas se va haciendo pequeñito, ¡¿A que lloro?! ... Han sido unos días maravillosos en una isla cojonuda, viendo a los mejores pilotos del mundo, después de ver lo que son capaces de hacer estos tíos...Un podio de MotoGP me parece una carroza del día del orgullo gay.          Llegamos a Heysam a las 11 de la noche y lloviendo ,  pero a base de bien... Inglaterra nos muestra su  cara mas tópica, cuando menos nos hace falta. Desembarcamos y tenemos que rodar utilizando el mismo método que usan los erizos para hacer el amor...¡Con mucho cuidado!. Tenemos el hotel en Lancaster y el tomtorrom acierta con la calle pero no con el número. Nos manda a un parking de una destilería, preguntamos y esta un poco mas adelante; agarramos trastos y a dormir que mañana hay que madrugar... Día 10- Diana a las 6 de la mañana hace fresco pero al menos no llueve, por si las moscas me equipo como si lo fuera a hacer.             Estamos a unos 100 Km al norte de Liverpool y el barco sale de Portsmouth a las 4. Tenemos tiempo de sobra para hacernos los casi 600 Km., pero tampoco es para descuidarse. Salimos dirección sur; en la primera área de la autovía paramos a repostar y desayunar. Contemplamos con estupor como los aborígenes nativos de esta isla se meten entre pecho y espalda platos con el mismo contenido que nos ponía la sra. Escoba...Por su propia voluntad.             Café con leche y tostadas que me saben a gloria,  y seguimos camino. El temido atasco de Manchester lo pasamos por la autopista de pago...El día esta gris, y no me sabe mal ir a 110 detrás de la furgoneta por que a si puedo ir viendo la campiña inglesa con mas calma... Cuando pasamos Oxford, a unas 50 millas de Potsmouth, se agarra a llover y cuando parece que ya no puede llover mas por que no caben mas gotas en el cielo...Llueve todavía mas fuerte: me intento meter en lo posible detrás del carenado, pero con 1.90 es como si Gasol se quisiera esconder detrás de un paragüero.             Se ve que San Pedro, o San Peter, en este caso, ha pensado que como hemos disfrutado de buen tiempo en la isla no nos podíamos ir de Inglaterra sin calarnos.             Viendo en el horizonte las grúas del puerto, el cielo se aclara. Llegamos a nuestra línea de embarque y sale un tímido sol; miro para arriba y me parece oír una leve risilla.......San Peter se ha divertido con nosotros.             Son las 2 y aprovechando el solecico, montamos un tenderete en las puertas de la furgo: los viejos goreteses han cumplido por la mínima los pobres. Un grupo de ingleses que también van para Bilbao nos preguntan por las mejores rutas por Los Pirineos, y después quieren ir a Barcelona, Zaragoza y Madrid. Les explico, como mejor puedo, la ruta que pueden seguir haciendo hincapié en las medidas de seguridad que tienen que adoptar, como mi inglés es como el de Paco Martínez Soria... Carlos me echa una mano. Cuando termino, los ingleses dicen que se van para su casa, nos reímos todos, pero el miedo se lo hemos metido en el cuerpo.             Embarcamos y trastos para el camarote. Nos vamos a la cubierta de popa y el espectáculo es magnifico: Se ha quedado una tarde soleada y eso nos permite 


contemplar la bahía de Porstmouth en toda su plenitud...El barco zarpa y vemos como el terreno hace como fiordos ( que yo siempre he creído que eran fideos gordos y resulta que no) hacia el interior , que son ocupados por gran cantidad de barcos , tanto de pesca como de recreo... Hay uno pequeño en una esquina que me temo será de contrabandistas españoles, ya que sus dos tripulantes llevan leonina melena rizada y negra; portan numerosos abalorios, y a juzgar por lo que brillan, son de oro;  un gran medallón de la Virgen de Corremucho resalta en sus pechos...En un costado tiene escrito su nombre la embarcación que reza ”CAMARON III”..... Pero por lo que de verdad los he identificado es por un pequeño altavoz que llevan instalado en la proa...             Para ahogar las penas por que regresamos  nos vamos a echar unas pintas, pero se ve que mis penas saben nadar , pues me he soplado 3 y sigo tristón... Como perdí la biodramina no se donde, en Liverpool no me vendieron más sin receta y me dieron algo que la farmacéutica dijo que era igual: Craso error el mío, ya que soy diabético y las pastillas esas tenían un montón de glucosa. Se me puso la cara como a Patricio, el amigo de Bob Esponja, y me acosté , con lo poco que yo duermo... Y me levante a las 10 con la sensación de haber empalmao las Fallas con los San Fermines, menudo resacón... Incluso me salió un herpes labial que parecía Carmen de Mairena.             Sobre las 5 divisamos Bilbao y a las 6 estamos desembarcando. La predicción del tiempo era que por aquí estaría nuboso y más al sur buen tiempo...Y aquí luce un sol esplendido. Nos terminamos de equipar, y despedida rápida que queremos aprovechar las horas de sol que quedan .             Carlos se va para León , Sigfredo para Madrid y yo para Valencia por Logroño-Teruel que tengo 670 Km. Y por Madrid unos 800... Pero el estar mas de 25 años encima de un camión te hace pensarlo todo...Y la crisis ha sido especialmente dura con la autovía Mudéjar , que va de Zaragoza a Valencia, a la que yo me incorporaría en Cariñena, y en ese tramo por la noche esta todo cerrado... Pero quedarte sin gasolina de noche no es muy agradable y la mayoría de los surtidores están cerrados a partir de las 10 en esa autovía. En cambio en la N III, están abiertos en gran numero y opto por la ruta de Madrid.      Ya en la circunvalación de Bilbao, me noto cómodo en la moto y hago cálculos mentales y creo que sobre las 2 de la mañana puedo estar en Valencia...Autopista un rato, y cuando paso Vitoria , me voy pa ́la nacional, que es gratis. Paro a repostar y me tengo que quitar ropa , hace una temperatura buenísima... Reposto en Boceguillas otra vez, y en el alto del Somosierra paso a Sigfredo con la furgo. Por la M-50 me planto en un salto al otro lado de Madrid. En Perales, gasofa y unas papas para cenar, que tengo más ganas de llegar que hambre... Creo que con otra parada la cosa esta lista.             Por las largas rectas de la provincia de Cuenca me da tiempo a pensar en todo lo visto y vivido estos días, también  me acuerdo cuando tenia 14 años y corrí mi primera carrera de resistencia de ciclomotores en mi Ayora natal, con una Mobilette ex de mi abuelo y ex de mi hermano Jose...Y que andaba como un tiro (de pistola de agua). Quien me iba a decir a mi, 27 años después, que una noche de mediados de Junio, iría montado en una Honda de 1000 c.c. de regreso del TT de la Isla de Man.              Ha sido un viaje alucinante al corazón mismo de las carreras de motos... Y le voy dando vueltas  a ver como lo puedo repetir, y me salta en la cabeza la cifra de 2015... Sí señor, son 4 años y es tiempo suficiente para buscarme la vida para poder volver... En esas estoy cuando me doy cuenta que estoy bajando el portillo de Buñol a casi 150. Como los radares no duermen, aflojo un poco, y antes de darme cuenta estoy metiendo la moto en el garaje. Miro el reloj y son las dos menos diez de la mañana... He oído mil veces que si tienes un sueño hay que perseguirlo, y yo creo que la mejor manera de no tener que perseguir un sueño es...Salir antes que él.


Víctor Ávila Lázaro                                                                          Tiburón
Muchas gracias a Carlos, por sus gestiones, por su inglés y por ser tan buen compañero de  armas...             Y muchísimas gracias a mi mujer , Sonia, por su apoyo desde el principio, por su aliento y comprensión,  para que yo pudiera realizar el mejor viaje en moto hasta ahora.          Y gracias al señor bajito con gafas que me indicó donde estaba el baño en Ramsey... ¡Que me meaba mucho, coñis...!